Captura de pantalla 2014-05-06 a la(s) 20.57.27

“Un salario mínimo general, para toda industria, es permisible…”
F.A. Hayek

La semana pasada el Jefe de Gobierno del DF dio un discurso en el que habló sobre el salario mínimo en México y por qué debería de haber un debate nacional para elevarlo. Fue un poco una sorpresa toparse con Mancera diciendo algo interesante, y más sobre cómo la política de bajos salarios afecta a toda la economía desde hace varias décadas. Más allá de eso, lo realmente interesante es la rápida reacción que generó su discurso en algunos opinadores que creo que no se sienten mal en ser llamados “de derecha”. El primero fue Paco Calderón quien para el día siguiente ya había hecho una caricatura diciendo que Mancera andaba de “aprendiz de brujo” del presidente venezolano Nicolás Maduro. Si alguien no cree que en México la derecha se ha radicalizado, la caricatura ayuda a superar la incredulidad. Cuando hablar del salario mínimo te convierte en Maduro….entonces Maduro tiene millones de seguidores en todo el mundo incluyendo los líderes de varios países europeos e incluso Estados Unidos. Después, Sergio Sarmiento publicó un artículo con un par de argumentos contradictorios:

  • el salario mínimo causa desempleo,( y da ejemplos de EU y España);
  • nadie (o muy pocos) en México tienen un salario tan bajo como el salario mínimo.

La contradicción reside en que si nadie gana el salario mínimo, sino más, entonces no queda claro  cómo el salario mínimo genera desempleo. Es decir, si de todas maneras los empleadores pagan muy por arriba del salario mínimo como sugiere Sarmiento, entonces subir el salario mínimo en sí no tendría porque implicar mayores costos a los empleadores. Por ello, considerando que no todos los críticos de subir el salario mínimo ponen en contradicción los dos argumentos, no sobra atenderlos por separado.

¿Subir el salario mínimo provoca desempleo? 

En el caso del ejemplo que da Sarmiento de EU es interesante que varios estudios económicos muestran no sólo que subir el salario mínimo no tiene un impacto en el empleo, sino que sí tiene un impacto en el ingreso. Uno de los estudios más famosos se hizo comparando restaurantes con bajos salarios entre los estados de Nueva Jersey y Pensilvania (que son contiguos), después de que Nueva Jersey subiera su salario mínimo. Los autores no sólo no encontraron que el incremento causara desempleo, sino que incluso incrementó el empleo en Nueva Jersey. Y claro, alguien podrá decir que sólo es un estudio de caso…pero en un estudio más reciente, generalizado a todo Estados Unidos, los autores hicieron lo mismo, tomaron datos de restaurantes (todos los restaurantes no sólo los de bajos salarios) en condados contiguos donde en uno haya subido el salario mínimo y en otro no, y se toparon con resultados parecidos a los del estudio anterior: subir el salario mínimo no tiene un efecto en el nivel de empleo de los restaurantes, y sí tiene un efecto positivo en el nivel de ingreso (no atribuible a propinas como le gustaría pensar a Sarmiento).

¿Subir el salario mínimo sólo beneficiaría a los pocos que ganan un salario mínimo?

Hace unos años David S. Kaplan y Francisco Pérez Arce Novaro hicieron un estudio sobre el impacto del salario mínimo en los ingresos laborales en México. Usando diversas fuentes, datos del IMSS y de la Encuesta Nacional de Empleo Urbano de INEGI, midieron el efecto en todos los ingresos laborales, formales e informales, justo después de que se hicieron ajustes al salario mínimo. En el estudio mostraron varias cosas interesantes:

  • subir el salario mínimo tiene un impacto en los ingresos laborales de todxs lxs trabajadorxs no sólo de quienes ganan cerca del salario mínimo (aunque entre más alto sea el salario menor el efecto).
  • subir el salario mínimo incluso tiene un impacto positivo en los ingresos laborales de lxs trabajadorxs informales.

La explicación que dan los autores es que el salario mínimo genera un “efecto faro”, es decir marca la pauta para una multiplicidad de negociaciones laborales. En palabras de los propios autores:

…los cambios en los ingresos laborales están influidos por las modificaciones a los salarios mínimos,tanto en el sector formal como en el informal. Demostramos que el efecto no se limita a los trabajadores que ganan cerca del salario mínimo, aun que sí es decreciente respecto al nivel de ingresos laborales.

Los datos del estudio llegan hasta el año 2001 y los autores dicen que hay un impacto cada vez menor del salario mínimo en los ingresos laborales.  Sin embargo no es aventurado decir que el “efecto faro” del salario mínimo ha disminuido justamente porque es tan bajo que se ha vuelto casi irrelevante como referente en las negociaciones salariales.

En fin, aquí puse algunos elementos para discutir subir el salario mínimo en México. Ni son absolutamente concluyentes, ni quiere decir que no haya nada más que decir. Por el contrario, falta más información (no hay mucha), y falta que haya algo parecido a una discusión no sólo las reacciones de chicotazo, sacando a relucir las espadas que usan en toda batalla, sin considerar ni el contenido ni las consecuencias de lo que se discute.